• 21/02/2018
  • 0

Con frecuencia, la seriedad ha sido asociada con la profesionalidad, pero estudios recientes demuestran que tal aseveración no es completamente cierta, de acuerdo a estas investigaciones, la ausencia de humor y risas en una oficina son algunos de los principales promotores del estrés laboral y por ende de una menor productividad.

Los estudios realizados han demostrado que una adecuada dosis de humor en el ambiente laboral, mejora la productividad de los trabajadores además de otros beneficios.

Hoy quiero hablarte del humor y la productividad y de cómo tener el mejor estado de ánimo te beneficia como personas, trabajador, estudiante, emprendedora o líder. Pero no desde las palabras bienintencionadas y los mensajes superficiales que tan extendidos están y que fomentan la generación de frustración. La vida no es una taza de color pastel con frases positivas, sino mas bien un vaso de cristal con un pequeño picotazo con el que si no tienes atención y cuidado, te acabas cortando.

Tener  buen humor es una de las virtudes más importantes que debe procurar desarrollar el ser humano, porque el buen humor tiene muchos beneficios para las personas, como la reducción del estrés, aumento de la satisfacción, el bienestar, mayor motivación, prevención de la depresión, activación del sistema inmunológico, mayor creatividad,  mejora del sistema cardiovascular, mejora en la comunicación, el orden y la productividad solo por nombrar algunas.

¿Sabias que al reírte activas cerca de 400 músculos de tu cuerpo? Impresionante ¿verdad? Posiblemente pensabas que sonreír era solo abrir la boca y enseñar tus dientes (sí, esa sonrisa de comercial de televisión) y generar los ya conocidos sonidos de una carcajada. Pero ya ves que no.

Además los expertos recomiendan reírnos al menos 15 minutos al día. No se trata de que literalmente agarres un reloj y lleves un control de los minutos en que te ríes, no es eso, se trata de una aseveración general que indica que realmente reírse es importante y necesario.

Generalmente el humor está asociado con un estado de ánimo. Martin Seligman, considerado uno de los padres de la Psicología Positiva (la encargada del estudio de las emociones, los estados y las acciones positivas), se refiere al humor como una serie de diferentes emociones o estados, como la alegría, gratitud, satisfacción, esperanza, optimismo entre otras.

Muchas instituciones y profesionales han realizado diferentes estudios con diversos enfoques que comprueban los grandes beneficios del buen humor en diferentes áreas del ser humano. Por ejemplo, un informe de la Universidad de Navarra en España, concluye que el humor y la risa son biológicamente útiles.

La Universidad de Indiana en Estados Unidos, sostiene, de acuerdo a sus estudios, que reír relaja los músculos tensos, rebaja la presión sanguínea y contribuye a aumentar la absorción de oxígeno en la sangre, además de ayudar a quemar calorías, estimula el aprendizaje, la memorización y retención de información.

Un estudio, realizado por las prestigiosas Universidad de Wharton y la Harvard Business School sostienen que el buen humor es un síntoma de inteligencia y que además es una excelente salida para canalizar el estrés y reducirlo en los peores momentos, además de mejorar las relaciones entre los trabajadores y sus jefes, así como aliviar la tensión que pueda haber entre ellos generando un mejor ambiente laboral.

El humor ayuda a disminuir el estrés, fortalece la salud y las capacidades de las personas

Diversos estudios demuestran que mirar un contenido cómico de un vídeo o realizar un juego divertido inhibe los niveles de estrés. Este beneficio es aplicable en todas las áreas de nuestras vidas, desde la familiar, hasta la laboral. El estrés actúa negativamente sobre la salud física y mental de las personas y está asociado a diferentes enfermedades, de allí mi recomendación de tomarse un tiempo para disfrutar de contenidos divertidos y cómicos, porque mejorará  tu salud y estado de ánimo, lo que finalmente hará que puedas desenvolverte mejor en tu vida familiar, estudiantil, laboral y social.

En mi caso, yo escucho podcast de comedia o con contenido cómico como Comedia Perpetua, Aquí hay dragones o el maravilloso Nadie sabe nada.

El humor genera mayor motivación.

Definitivamente cuando una persona está motivada, es capaz de desarrollar y ejecutar tareas de manera más eficaz y efectiva. Sé que a ti te ha pasado que cuando te sientes motivado o motivada, sientes que puedes conquistar el mundo.

La motivación es una dosis de energía que nos permite incluso pasar por encima de las dificultades, sin embargo no siempre nos sentimos motivados. A veces, por diferentes razones que pueden ser familiares, emocionales, laborales, entre otras, sentimos un profundo desánimo. He aquí donde el humor puede ayudar y jugar un papel importante. Por ejemplo en un día laboral muy estresante, llegas a casa y tu hija o hijo hace algo que resulta gracioso o divertido, y comienzas a reír, inmediatamente sentirás que la carga de estrés que sentías, será mucho menor, y con seguridad tu estado de ánimo mejorará y tendrás una actitud más positiva que la que tenías al llegar.

El humor estimula la creatividad y la innovación.

Una de las claves que genera mayor creatividad e innovación, es el buen humor y la risa. Diferentes  estudios psicológicos han podido demostrar que el humor mejora la flexibilidad mental y la capacidad para innovar. Por ejemplo, la psicóloga Alice Isen realizó un experimento que consistió en formar 2 grupos de voluntarios para ver una película cómica y otra mucho más seria, el estudio comprobó que aquellos voluntarios que veían la primera conseguían puntuaciones más altas en un test de creatividad, en comparación con los que veían la segunda. Aunque para ser rigurosos, no es completamente concluyente el por qué sucede esto. Pero lo que sí está claro es que funciona, y que además es una manera rápida y sencilla de estimular la creatividad y la innovación en las personas. No lo digo yo, lo confirmaron en 2002 Fredickson y Joiner.

El humor mejora la comunicación

Los oradores y motivadores, las conferencistas o profesoras, con experiencia saben que si logran hacer reír a su público con un chiste ingenioso y adecuado, pueden conseguir que su discurso o su charla tenga un impacto y un poder de persuasión más influyente y que el público al que le están hablando les brindará mayor atención. Se ha comprobado que los chistes y las bromas usadas adecuadamente logran que un mensaje resulte más fácil de memorizar y recordar. No lo digo yo, lo demostró Mary Jalong en 1985.

En este punto puedes hacer un pequeño ejercicio de memoria para que recuerdes las diferentes charlas a las que han asistido y cuales te resultaron aburridas y cuales entretenidas, sin duda que las entretenidas tenían una dosis de humor en ellas y las aburridas no. Lo que comprueba que el humor utilizado adecuadamente, puede ser útil en la manera de comunicarnos, bien sea en el trabajo o en cualquier otra área.

El humor favorece el aprendizaje

Cada proceso de aprendizaje que desarrollamos, cada conocimiento nuevo que tú y yo adquirimos lo ponemos en práctica mediante el ensayo y error, a menos que alguien haya nacido siendo una persona superdotada, pero ni aún en esa situación escapa de esta realidad. Y en este punto el juego y la capacidad para reírse de los fracasos son importantes. Sí, es posible que estés pensando ¿cómo voy a reírme de mis fracasos? Sin embargo los estudios demuestran que aprender a hacerlo nos ayuda y mucho. Además, el humor ayuda a una mejor memorización y retención de datos e información por lo que mejora el proceso o la manera en que aprendemos. No lo digo yo, lo dijo el doctor Fernández Solís en 2002.

Añadiendo además que el humor indice sobre la personalidad del educador, así como del alumnado y recoge cuatro motivos para utilizar el humor en Educación: Para dar una respuesta afirmativa a los estudiantes; Por ser una forma de comprender la realidad; Porque genera un estilo de relación socioeducativa; Porque ayuda y estimula la creatividad.

El humor ayuda en las relaciones interpersonales

El humor juega un rol muy importante en las relaciones interpersonales. Tener un buen sentido del humor es bien valorado por las personas en su entorno de amistades, además diferentes experimentos han demostrado que reír juntos aumenta la atracción entre las personas.

Un pequeño dato para aquellas personas que están pensando en conseguir pareja. ¿Sabíais que la gran mayoría de mujeres le dan una valoración muy importante al hecho de que desean que su pareja tenga sentido del humor?  Ahí te lo dejo.

Sin duda que todos tenemos un amigo o una amiga que tiene un gran sentido del humor, son de esas personas que apenas las vemos y ya nos sacan una sonrisa, además que nos hacen pasar un rato agradable, es precisamente por eso, por el efecto de su buen humor, si bien no siempre debemos andar con un chiste y hay momento para la seriedad, realmente es importante tener un buen humor para relacionarnos mejor con los demás. Y como habrás sospechado esto tampoco lo digo yo, sino que ya lo analizó y explicó el psicólogo neoyorkino John Gottman en la década de los ochenta.

El humor genera un ambiente más agradable.

Lograr aumentar y mejorar el sentido del humor bien sea en el hogar, en el estudio, en la oficina o cualquier lugar de trabajo, es muy, pero muy importante, porque permitirá mejorar el ambiente en el que te encuentras y sin dudas será más agradable poder hacer las actividades que necesites hacer. Pero mira, esto sí que no lo digo yo… Si te interesa puedes buscar los estudios de Kuhlman en 1993, Weaver y Wilson en el 97, Van Wormer y Boes en el mismo año, Brown y Keegan en el 99… O Mclean, o Morreal o Clouse y Surgeon, o incluso Graham, West y Schaller en el 92. Pero vamos que todos vienen a decir lo mismo: que sí, que el sentido del humor está ligado directamente a la satisfacción laboral y previene el burnot.

Como dato te digo que actualmente muchas empresas de Estados Unidos miden también el fun quotient o coeficiente humorísitco al momento de hacer la selección de personal. Porque saben la importancia de tener empleados con una buena dosis de humor.

Para concluir, queda probado que el sentido del humor mejora nuestra productividad y para entender la expansión completa y compleja de esta poderosa herramienta humana te facilito las diez funciones esenciales de la misma:

  1. Función motivadora. Consigue despertar el interés y el entusiasmo. Fomenta la buena disposición ante las tareas.
  2. Función de camaradería y amistad. Ayuda a establecer relaciones sanas y correctas. Posibilita un clima de cordialidad y de confianza. Refuerza y consolida lazos de amistad.
  3. Función de distensión. El humor y la risa funcionan como válvula de escape ante situaciones imprevistas o conflictivas. Ayuda a liberar la tensión acumulada. Ayuda a desdramatizar situaciones.
  4. Función de diversión. Mediante el humor se experimentan sensaciones de alegría. Se goza en compañía de los otros. Se vivencia el placer de reír juntos.
  5. Función defensiva. El humor se utiliza para defenderse de los adversarios. Se consigue reír uno de sus propias faltas o dificultades antes de que lo hagan otros.
  6. Función intelectual. Ayuda a desterrar los pensamientos distorsionados. Favorece el análisis de las situaciones teniendo en cuenta todos los elementos que la conforman. Ayuda a desarrollar la memoria y los procesos cognitivos.
  7. Función creativa. Estimula el pensamiento lateral o divergente. Se potencia la imaginación como elemento clave en la resolución de problemas.
  8. Función social. Ayuda a analizar la realidad con el objeto de transformarla misma.
  9. Función pedagógica. El humor aplicado al campo educativo consigue que se mejoren y agilicen los procesos de enseñanza y aprendizaje. Sirve de apoyo en la construcción de materiales y herramientas didácticas.
  10. Función terapéutica. El humor sirve para tratar y resolver los trastornos o perturbaciones emocionales desde planteamientos psicológicos.

No me hagas caso a mí, sino a la decena de investigadores que he mencionado o a los cientos que cada día siguen demostrando que esto del buen humor funciona. Hay que tomarse muy en serio la diversión. Ya hay demasiadas personas por la vida con actitud de ir oliendo sus propios pies. ¿Te sumas a la corriente rigurosa del positivismo?

BIBLIOGRAFÍA

  • BROWN, R.B., & KEEGAN, D. (1999). Humor in the hotel kithchen. Humor: international journal of humor research. 12 (1): 47-70.
  • CHAPMAN, A., H. & CHAPMAN-SANTANA, M. (1995). The use of humor in psychotherapy. Archivos de neuro-psiquiatría. 53(1): 153-156.
  • CLOUSE, R.W., & SURGEON, K.L. (1995). Corporate analysis of humor. Psychology: a journal of human behavior. 32 (3-4): 1-24.
  • DECKER, W.H. (1987). Managerial humor and subordinate satisfaction. Social behavior and per- sonality. 15 (2): 225-232.
  • DECKER, W.H. (1999). Use of humor at work: predictors and implications. Psychological reports. 84(3-Pt1): 961-968.
  • EYSENCK, H.J. (1972). Foreword. Goldstein, J.H., & McGhee, P.E. (Eds.). The psychology of New york: Academic Press.
  • GILBERT, G.R., & WHITESIDE, C.W. (1988). Performance appraisal and followership: an analysis of the officer on the boss/subordinate team. Journal of police science and administration. 16(1): 39-43.
  • GRAHAM, E.E., WEST, R., & SCHALLER, K.A. (1992). The association between the relational teach- ing approach and teacher job satisfaction. Comunication reports. 5(1): 11-22.
  • ISEN, A.M., DAUBMAN, K.A., & NOWICKI, G.P. (1987). Positive affect facilitates creative problem solving. Journal of personality and social psychology. 52(6): 1122-1131.
  • KUHLMAN, T.L. (1993). Humor in stressful milieus. Fry, W.F.Jr., & Salameh, W.A. (Eds.). Advances in humor and psychotherapy. (pp. 19-45). Savasitam, FL, US: Professional Resource Press/Profes- sional Resource Exchange, Inc. XXXIII, 295pp.
  • LOWIS, M.J., & Nieuwoudt, J.M. (1995). The use of a cartoon rating scale as a measure for the humor construct. Journal of psychology. 129 (2): 133-144.
  • MARTIN, R.A., & Lefcourt, H.M. (1984). Situational humor response questionnair: quantitative measur of sense of humor. Journal of personality and social psychology. 47(1): 145-155.
  • MCLEAN, L.H. (1996). Burnout among annual fund directors: organizational, professional and personal factors. Dissertation abstracts international section A: humanities and social sciences. 57(2-A): 0537.
  • MORREALL, J. (1991). Humor and work. Humor: international journal of humor research. 4(3-4): 359-373.
  • MOYA, J, LUELMO, V., LORES, J., EDO, S., y IBÁÑ, M.I. (In press.). Estudio psicométrico de la version española del cuestionario situacional de respuestas de humor (SHRQ).
  • NEWMAN, M.G., & STONE, A.A. (1996). Does humor moderate the effects of experimentally induced stress?. Annals of behavioral medicine. 18(2): 101-109.
  • PELLED, L.H., & XIN, K.R. (1999). Down and out: an investigation of the relationship between mood and employee withdrawal behavior. Journal of management. 25(6): 875-895.
  • POLARD, W.S. (1994). The place of humor in psychotherapy. The use of humor in psychotherapy. (pp. 173-177). Northvale, NJ, US: Jason Aronson, Inc. XV, 232 pp.
  • RODRIGUES, S.B., & COLLINSON, D.L. (1995). “Having fun?”: humor as resistance in Brazil. Orga- nization studies. 16(5): 739-768.
  • SWARTZ, L. (1996). Building relationships through humor. Dissertaion abstracts internationl sec- tion B: the sciences and engineering. 56(10-B): 5840.
  • VAN-WORMER, K., & BOES, M. (1997). Humor in the emergency room. A social work perspective. Health and social work. 22(2): 87-92.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *